EL PERIODISTA QUE NO PUDO PARAR DE REÍR

Erik era el presentador de un programa de éxito en la televisión, Boemerang, un espacio que causó sensación en su país hace muchos años, por ser uno de los primeros talk-shows en los que la gente normal y corriente hablaba sobre temas que afectaban a todo el mundo, como la política, el deporte o la sexualidad. En ocasiones trataban temáticas más polémicas, como las negligencias médicas, y llevaban como invitados a personas afectadas por alguna mala práctica médica, para que diesen su testimonio acerca del problema.



Fue precisamente ese programa el que acabó con la reputación de Erik y del propio espacio. Uno de los invitados era un hombre afectado por una negligencia médica que le había dañado sus cuerdas vocales. Cuando empezó hablar, su hilarante voz hizo que el presentador empezará a reírse. Al principio pudo contenerse, pero cada vez le costaba más no reírse a carcajadas. Intentando salir del paso, Erik le cedió la palabra a uno de los espectadores, que para su desconsuelo, tenía el mismo problema que el invitado, y su voz le causó un ataque de risa incontenible que ya no pudo ocultar. Aquella falta de respeto fue el final de su carrera. Ahora se dedica a dar cursos hablar en público y también de cómo no reírse cuando el que habla tiene la voz graciosa. No le ha ido mal del todo al bueno de Erik. 

Recuerda que nos puedes seguir por:
o recibir las publicaciones directamente en tu Email
Escribe tu Email aquí

Compartí este post con tus amigos!

...o también puedes seguir el blog en:

1 comentarios :

Anónimo

imposible no reir on esas voces!

 

©2014 Fotos, Noticias, Curiosidades, Arte, Tecnología, Humor, Imágenes, Fotografía, Rarezas | Ir arriba ↑