Enorme biblioteca abandonada: imágenes extraordinarias


El invento de Gutenberg posibilitó el acceso y la producción de grandes cantidades de conocimientos. Personas de todos los rincones, antes excluidas del sistema cultural, quedaban ahora inmersas en el espíritu latente de la época. Artistas, científicos, artesanos, albañiles tenían ahora la posibilidad de perfeccionar sus técnicas y creaciones gracias a la difusión en gran escala de la lectoescritura.  El arte y la cultura Occidental entraban así en un periodo de éxtasis filosófico y espiritual. Llegado el siglo XX todas las técnicas y herramientas culturales que permitieron a la humanidad ese gran salto civilizatorio comenzaron a tambalearse.


Intelectuales de todos los estratos afirman que la cultura se encuentra en un momento crítico, que está atravesando una crisis que podría terminar con  los ideales que elevan al arte y a la ciencia. Es que la realidad actual se ha configurado relegando a segundo término las variables que otrora le permitieron alcanzar grandes avances como civilización. Las grandes corporaciones, por ejemplo, han sabido instaurar un sistema de vida basado en el consumo irracional, denigrando toda manifestación autónoma de pensamiento o de espíritu. Han convencido a la gente que el fin último del hombre consiste en la satisfacción de sus necesidades de consumo. Exclaman por todos los medios que la felicidad es ir al shopping a gastar el dinero, obtenido en extensas jornadas de trabajo, para comprar  productos superfluos, en su mayoría absolutamente inútiles para la vida.

Claro que con este sistema los únicos que ganan son las minorías dueñas de las corporaciones, que se enriquecen de a millones a costa de la ignorancia y la irracionalidad de sus conciudadanos. Para ello, tienen dos herramientas claves, que son poderosas herramientas de dominio; una es la educación y la otra la propaganda. En la primera instituyen relaciones sociales basadas en el amo y el esclavo, y brindan una educación para la ciega obediencia del futuro empleado, trabajo que llevará a cabo en una pseudoesclavitud. En la segunda, instauran la visión del mundo basado en las apariencias y en la mediocridad. Imponen el estereotipo del "hombre exitoso", aquel hombre que usa ropa de marca, que trabaja para las corporaciones y que aspira a ganar una fortuna

Para no extendernos diremos que hoy más que nunca es necesaria la reflexión y la educación de nuestra mente y de nuestros sentidos. Hay que quitarle las mascarasvenenosas a las grandes, y no tan grandes, corporaciones y pensar y llevar a cabo nuevas formas de relaciones sociales. Los libros y las ideas no pueden quedar abandonados; “La palabra es un arma cargada de futuro”.

























































































Sí lo que vistes te gustó por favor compartirlo.
Difundamos Arte y Cultura moderno.


Entradas relacionadas:
Enorme catedral abandonada
Así vivió Albert Einstein
Recuerda que nos puedes seguir por:
o recibir las publicaciones directamente en tu Email
Escribe tu Email aquí

Compartí este post con tus amigos!

...o también puedes seguir el blog en:

4 comentarios :

Anónimo

No abandonemos más bibliotecas!!!!

Irma

Da escalofríos sólo de pensarlo y es la triste realidad.

Un abrazo utópico, Irma.-

Andres 5 3

Inconcebible. En mi pueblo contamos con una biblioteca que celosa seria de esta; desquebraja el alma ver el estado de un centro de sabiduria, como lo es una biblioteca.

Andres 5 3

Inconcebible. La biblioteca del pueblo en que vivo celosa seria de la capacidad y contenido de esta; desquebrajantes del alma son las imagenes, como centro de sabiduria prioridad es de conservacion

 

©2014 Fotos, Noticias, Curiosidades, Arte, Tecnología, Humor, Imágenes, Fotografía, Rarezas | Ir arriba ↑